info@fundacionasmi.org

Testimonios

Por un futuro mejor para todos

Tu aportación se destinará a ampliar y mejorar todos nuestros servicios.

PERSONAS QUE HABLAN DE NOSOTROS

Isabel Castilla

Cuando vino a vivir conmigo yo creía que era mucho más fácil

Yo, Isabel Castilla Vázquez, hija de Narcisa Vázquez Camacho, usuaria del Centro de Día ASMI, me gustaría compartir con todos y todas desde mi experiencia, lo que ha supuesto para mí dar este paso de llevar a mi madre al centro y el resultado de ello. Cuando vino a vivir conmigo yo creía que era mucho más fácil, pero a medida que pasaban los días me daba cuenta de que no era así. Yo me vi envuelta en una rutina, sin poder salir de casa y sin poder dejarla sola ni un minuto, cosa que día a día me agobiaba más y más, a mí  y a mi familia. Después de dar varios pasos y pensarlo mucho me vi pidiendo información en el Centro de Día ASMI.

Cuando por fin di el paso, los primeros días fueron duros, aunque yo noté un cambio en mi madre positivo y muy rápido. Tengo que decir que siempre fui reacia a llevar a mi madre a ningún centro, pero cada día estoy más contenta de que este ahí. Mi madre es muy feliz y yo cada día veo que está cuidada y muy bien tratada, cosa que agradezco.

Acudir a este tipo de recursos es primordial, aquí he podido comprobar que ayudan al usuario, estimulando su motricidad con fisioterapia, gimnasia y también cognitivamente haciendo actividades. No solo se preocupan por mi madre, sino de mí, cuando llego con algún problema o preocupación están dispuestos para ayudarme… por todo ello, solo tengo palabras de agradecimiento para cada uno de los profesionales que trabajan aquí y que nos hacen la vida mucho más fácil a las familias.

Un saludo y un millón de gracias.

Valle Calvo

Del Centro de Día ASMI, mi familia y yo sólo podemos tener palabras de agradecimiento

…por el trato recibido tanto por mi madre, usuaria del Centro, como por nosotros, sus familiares.

Mi madre lleva enferma desde el año 1983. Empezó con una depresión que le han ido tratando diferentes psiquiatras, y al final ha derivado en la enfermedad del Alzheimer. Mi madre siempre ha sido una persona muy activa y trabajadora pero a raíz de la depresión permanecía todo el día en un sillón o una cama llorando. Ha tenido temporadas en las que ha mejorado con tratamientos pero desde hace unos años ya veníamos observando que además de la depresión, tenía una enfermedad mental degenerativa.

A partir del momento en que la comienza a tratar el neurólogo, yo me informo y una persona me habla sobre el Centro de Día de ASMI. Desde el primer momento que lo visité y hablé con la directora, supe que ese era el sitio donde tenía que estar mi madre. Estuvo unos meses en los que le costó adaptarse y dejo de ir, pero el día a día en casa volvía a ser “insufrible”, tanto para ella como para nosotros (sobre todo para mi padre que debía permanecer todo el día a su lado). Así es que me propuse que aún sin ella querer, yo haría todo lo posible para que volviera al centro.

Y a día de hoy (aun costándome levantarla para que vaya), no podemos estar mejor todos. Ella llega por las tardes estupendamente, con ganas de hablar e incluso de reír, y nosotros el tiempo que ella está en el Centro podemos “hacer una vida normal”, sobre todo mi padre que es el que está más tiempo a su lado.

El Centro ha sido nuestra “tabla de salvación” y el trato del personal hacia ella, inmejorable.

María José Cortegana

Desde andar, hablar, comer, leer, escribir…

Asmi, para mi como madre, ha supuesto algo muy importante, ha significado todo, la tranquilidad, la confianza, la seguridad, la amistad…

Tengo mucho que agradecer a todas las profesionales que trabajan en ASMI. Ellas hacen una labor extraordinaria.

Gracias a ellas mi hijo Javier, con todos los años que lleva en ASMI, ha obtenido bastantes progresos. Desde andar, hablar, comer, leer, escribir… ha sido un todo. A parte de la labor tan importante que hacen, también reconozco la parte psicológica que nos ofrecen a los padres, especialmente cuando estamos un poco bajos de ánimos. Ellas siempre están ahí para darnos buenos consejos.
Por todo esto, ellas forman parte de mi vida, de mi día a día… por ello, gracias, gracias y mil gracias.

Beatriz Gallego

Mi experiencia como madre es enriquecedora.

Nos iniciamos hace ya unos años, no pocos. Hemos pasado, vivido y compartido todos los cambios en cuanto a Centro Educativo se refiere. Estamos y formamos parte del centro desde sus inicios.

He aprendido al lado de grandes profesionales y digo he aprendido porque siempre he mantenido una coordinación de trabajo con las profesionales que han tenido a mi hijo Adrián desde la Atención Temprana, psicomotricidad y logopedia.

Me siento afortunada de haber encontrado en nuestro camino la profesionalidad, pero también a la persona, pues han sido capaces de transmitirnos tranquilidad, enseñanza, orientación, apoyo y muchas más cosas que a lo largo de los años nos han servido de gran ayuda. ¡Son más que profesionales!, ¡Son grandes personas que forman parte de nuestras vidas!

PARA VOLVER AL MENÚ ANTERIOR ¡¡PINCHA AQUÍ!!

CONTACTA CON NOSOTROS

¿ EN QUÉ TE PODEMOS AYUDAR ?

Escríbenos y nos pondremos en contacto contigo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies